Saltear al contenido principal

Según los americanos, siempre cabe construir una clasificación que uno pueda encabezar. Cuestión de parámetros. Hoy, por gentileza de MergerMarket, vamos a comentar un ranking de abogados de los pocos que algo cuentan. Es el de operaciones corporativas (M&A) anunciadas en los tres primeros trimestres de este año 2013 en Iberia(no se ofrecen datos desagregados para España).

Mergermarket Q1 - Q3 M&A Trend Report

Clic en la imagen para acceder al informe

Para los no iniciados. La pasta del mercado legal en Europa, y particularmente, en España, está en las operaciones corporativas. Ahí se encuentran los big bucks. No es necesariamente el caso en los USA, porque allí, por razones de sobra conocidas, hay mucho dinero en litigación. Es más, en la crisis ¡los bancos habrían gastado más en abogados que en retribución a sus propios accionistas!

Este ranking de operaciones “anunciadas” (importante diferencia respecto de las “ejecutadas”) se desdobla en dos: uno que toma como criterio el importe agregado de las operaciones (precio de compra incluida deuda), que sería el más “cualitativo”; y otro más cuantitativo, que clasificaría por número absoluto de operaciones (por importe superior a 5 millones de USD).

Es obvio que la “carne” está en el “importe” y no en el número de operaciones. De hecho, ello singulariza con bastante precisión a los despachos que están en el “valor añadido” del tamaño (blue chip, top notch, etc.) y los que están un escalón inferior (más operaciones, menos fuste). Esto, que conste, no tiene que ver con la dificultad objetiva ni con el mérito de cada transacción, sino únicamente (y no es poco) con su “rentabilidad”, pues el silogismo “a mayor importe de la transacción, mejores fees”, se cumple.

Primer hecho: entre los cinco primeros por importe agregado no hay ningún despacho tradicional español; ni luso, ni ibérico. Clasificación copada por tres despachos de la City, un americano sin oficina en España ni en Portugal, y una firma de servicios profesionales (KPMG). El primer ibérico es Uría, en sexta posición, y a más de 5.000 millones de Euros de distancia del leader. Es más, KPMG le saca casi 4.500 millones en valor agregado, y más que le dobla en importe agregado.

Por número de operaciones, sin embargo, el ranking se da la vuelta, copando cuatro despachos españoles y KPMG los cinco primeros puestos: Cuatrecasas (30), Uria (29), Garrigues (19), KPMG (15) y Gomez-Acebo (13). Ahora, que el agregado de todas esas operaciones de los cuatros despachos tradicionales españoles a duras penas supera el importe de las transacciones que KPMG atesora por si sola.

Desde luego que en este ranking la anomalía histórica está en KPMG, pues en volumen habría pasado en el interanual de la 36ª posición a la segunda, y en número de operaciones de la 9ª a la cuarta. Deloitte legal aparecería en 15ª posición en número de operaciones (6), pero con unos paupérrimos 263 millones de Euros de importe agregado. Es decir, a casi 8.000 millones de Euros de distancia de su competencia en el mundo de las firmas de servicios profesionales.

También en el ámbito comparado KPMG Iberia se erige en verso suelto. En ninguna jurisdicción europea de las escrutadas por MergerMarket aparece en los rankings por volumen o por número de operaciones. Es más, únicamente en Francia aparece PwC  legal en séptima posición por número de operaciones.

En cuanto a la comparación “con los países de nuestro entorno”, como tanto le gusta decir a nuestros pro-hombres, destacaríamos los dos extremos que ilustran Francia e Italia. En Francia los despachos americanos se han comido el mercado de operaciones corporativas de “valor añadido”, con una señalada excepción en Darrois Villey, mientras los ingleses reinan por número de transacciones asesoradas. En Italia, los transalpinos resisten a los “atilas” de la abogacía anglosajona, copando las cuatro primeras posiciones por importe agregado de transacciones, y las tres primeras por número de operaciones. Así que medalla de oro, plata y bronce para ellos.

Pero nuestros queridos amigos ingleses deben cuidar su retaguardia, pues las cifras de Reino Unido no reafirman el liderazgo continental del que tanto gustan ufanarse. Así, entre los cinco primeros por importe de operaciones, resiste únicamente Slaughter & May, la firma más británicamente británica con menor red propia allende sus fronteras (best friend  de Uria). Hay que bajar hasta el noveno y décimo puesto para encontrar a Linklaters y Freshfields, mientras que Clifford Chance no aparece entre las quince primeras. Por número de operaciones sí  les va mejor a las firmas de la City.

En fin, como cantaba Berlanga en Bienvenido Mr. Marshall: … ¡Americaanooos!

 

Esta entrada también ha sido publicada en La Caña, el blog de Emiliano en Cinco Días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba