Saltear al contenido principal

Revisando las entradas más populares de nuestro blog, comprobamos sin sorpresa que la coyuntura actual de dificultades financieras generalizadas ha puesto en lo más alto del candelero a los temas sobre refinanciaciones, reestructuraciones y concursos.

Una de las más leídas es la entrada sobre si la comunicación del artículo 5.3 de la Ley Concursal obliga a pedir el concurso tras la negociación. Por ello, es importante puntualizar que la reforma de la Ley Concursal ha modificado la cuestión por lo que el análisis plasmado ha devenido desfasado, no puede ser aplicado sin más para el nuevo 5 bis.

Entre otras cosas, la reforma ha resuelto la cuestión que en dicho comentario se consideraba controvertida y que se refería a si la comunicación realizada por el deudor al juzgado sólo permitía negociar “convenios anticipados” o también “acuerdos de refinanciación”. Tras la reforma ­–aunque los Juzgados ya admitían esta solución por vía interpretativa- está claro que cabe negociar ambos en la ventana temporal que se abre con dicha comunicación. Asimismo ha quedado claro que si durante ese tiempo se remueve la situación de insolvencia no hay que pedir el concurso, cuestión que resultaba asimismo controvertida conforme al tenor literal del precepto anterior.

Ya lo decía Kirchmann: “basta una sola palabra del legislador para hacer inútil (“transformar en basura”) toda una biblioteca jurídica”, en este caso nuestras entradas del blog…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba