Saltear al contenido principal

El pasado día 10 de febrero nuestro presidente, Emiliano Garayar, acudió a la tertulia de radio “Visión global” de Radio Intereconomía en la que se debatió sobre la existencia o no de un proceso deflacionario en España y la situación actual de la industria nacional con relación a la inversión en I+D.

Los últimos datos revelados por el INE mostraron una variación anual del IPC en 1,4 puntos porcentuales, cuatro décimas inferior a la registrada en diciembre de 2014. Según el INE, un descenso acusado principalmente por la bajada de los precios de los carburantes.

Con esos datos sobre la mesa, en el programa de radio se abordó esta cuestión:

¿Nos encontramos ante un proceso deflacionario en España?

Deflación, en sentido japonés del término, no hay en España ni probablemente tampoco en Europa. Sí que hay una justificación formal de la intervención del BCE en su política no ortodoxa quantitative easing sobre la base de la pérdida del objetivo inflación, que es en torno al 2%, pero por debajo, porque el mandato del BCE no es el de apoyar el crecimiento ni reactivar la economía de Europa”, explicó Emiliano.

En esta línea, en lo que se refiere al crecimiento económico de nuestro país ligado a esta caída del IPC, “los problemas de crecimiento de España y Europa, más de Europa que de España, si vamos a crecer en torno al 2,4% o 2,5%, tienen su origen en cuestiones estructurales y de demanda interna, que no están ligadas con el fenómeno deflacionario.”

Sobre la cuestión acerca de un proceso deflacionario, “decimos que la inflación es el impuesto de los pobres, la deflación es el impuesto de los acreedores. Somos una economía esencialmente y netamente deudora. El proceso deflacionista va en favor de nuestros acreedores por que sin movernos nuestra deuda aumenta.

Como conclusión, Emiliano aludió al papel que juega el BCE en relación con las perspectivas de futuro en materia económica en nuestro país. “Las estadísticas de crecimiento muestran que el crédito a empresas ha vuelto a reducirse y no hay previsiones de que crezcan [..] El quantitative easing ha llegado mucho mas tarde a Europa que a EEUU y a ver dónde nos lleva esta situación. Dudo que el BCE por sí sólo sea capaz de estimular el crecimiento y Alemania debe plantearse si puede someter al continente a este ‘austericidio’, sobre todo por la represión de su propia demanda interna.”

Para escuchar el programa completo puede pinchar en VISIÓN GLOBAL | PROGRAMAS COMPLETOS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba